El Corazón Llora ante cualquier Barbarie

 

Queridos amigos en el Dharma:

Algunas personas nos han comentado la necesidad de recibir un comunicado de nuestra organización en relación a los últimos sucesos acontecidos en Barcelona y otras poblaciones de nuestro entorno.

En primer lugar queremos, cómo no, condenar todo tipo de atentado contra la vida de cualquier ser vivo, tal como nos enseña la palabra del Señor Buda.

En el recogimiento de nuestros lugares de culto y en ambientes muy cercanos, podemos como cualquier ser humano expresar nuestras opiniones personales, acertadas o no en según qué ocasiones unas u otras. En el recogimiento de nuestros lugares de culto, en nuestras prácticas diarias en comunidad o en solitario, es donde pensamos que podemos realizar nuestra tarea de beneficio a los demás, en concentración, paz, silencio, armonía y una gran empatía discreta, hacia adentro.

Nuestra denuncia pública se sobreentiende dada nuestra vocación de servicio a TODOS LOS SERES. Sin embargo, nuestra denuncia pública activa restaría credibilidad a nuestra práctica y tendría el riesgo de convertirse en una crítica o manifestación más, una de tantas, o bien de caer en falta de ecuanimidad olvidándonos de los otros atentados de todo tipo que suceden a diario en otras partes del mundo y que hacen sufrir a miles de personas que, por alejadas de nosotros que vivan, no dejan de ser seres sufrientes como los cercanos.

Así pues pensamos que nuestra coherencia debe manifestarse en el refugio interior de la oración, de la meditación más introspectiva posible, del análisis de la situación mundial desde los puntos de vista de las dos realidades o verdades, de la ley del Karma, de la reencarnación, de la bondad, de la empatía con todos los que sufren ahora, sufrirán luego las consecuencias de sus actos y sufrieron ya en el pasado las faltas de los mundos compuestos. 

Ni que decir tiene que el corazón llora hoy por estos hechos y lloró ayer por otros similares y anteayer por cualquier BARBARIE acontecida en este planeta por los denominados humanos. No es nuestra misión decirlo, se da por entendido. Otros tienen esa obligación de denuncia pública y acción para proteger a los ciudadanos y otros tienen la oportunidad de la vistosidad en un momento de tanto dramatismo. Nosotros no tenemos la obligación y deseamos huir de la exposición interesada.

Por todo ello desde nuestro recogimiento, oramos, pedimos a los Budas que Iluminen las mentes oscuras, y con todas nuestras fuerzas, empleando tanto tiempo como dispongamos, les pedimos que acaben con esta sinrazón en todo el planeta. Les pedimos que nos hagan ver nuestros defectos para erradicarlos, y de esa forma no dañar ni generar ambiente que puedan para dañar a otros, para que podamos darnos cuenta de que esta escalada de terror empieza simplemente con un pensamiento turbio que se acrecienta con el tiempo y acaba siendo negro y muy denso, y que les rogamos que por pequeña y leve que sea la causa de nuestra no virtud, permitan descubrirla y erradicarla.

Muy poco podemos hacer contra esta barbarie, pero estoy convencido de que si todos nos aplicamos más en denunciar nuestras faltas y corregirlas, la negatividad de nuestro alrededor se quedará sin oxígeno hasta extinguirse.

En esto deseamos emplear nuestro tiempo y nuestro esfuerzo, porque creemos que solo con la purificación personal, llegara una paz más amplia. 

Que los cuerpos de seguridad del estado hagan su trabajo con la mayor eficiencia, que el poder judicial se esfuerce al máximo en administrar justicia, y nosotros, los ciudadanos que les votamos para que hagan su trabajo, podamos dedicarnos a ser cada día mejores personas. 

Nuestros centros están abiertos como siempre para consolar a todo aquel que nos requiera para ello. Ojalá los Budas nos permitan estar toda la vida en esa disposición y cada día con mayor sabiduría y compasión para mejorar en ello.

 

Jamyang Tashi Dorje Rinpoche

Leave A Reply